Desde los 8 años un gato se puede considerar “Senior”. Si bien no es un “anciano”, es necesario ya tomar ciertos cuidados especiales para retardar su envejecimiento.